Caza y Control - Blog > Caza acuática > La caza de la polla de agua y de la focha común

La caza de la polla de agua y de la focha común

Cercanas morfológicamente, ambas aves comparten el mismo hábitat, además de presentar un comportamiento similar ante el cazador.

La polla de agua no es objeto de una caza muy activa ya que no está considerada como una pieza noble, aparte de no ser su carne muy sabrosa. Es un ave que se tira por casualidad, pero que resulta ideal para practicar ya que su tiro es difícil. Su vuelo no es muy ágil por lo que no se tiene que tirarlas en ese momento sino que lo complicado es tirarlas en el agua, ya que ahí su recorrido es imprevisible, además de ser muy rápida tanto nadando como corriendo a esconderse entre las hierbas. Entre la vegetación semi-acuática es inalcanzable, haciendo falta tener un buen perro para levantarla.

El tiro a la focha común levanta pasiones, siendo buscada ávidamente por los cazadores. Su vuelo es más rápido que el de su prima por lo que se le puede disparar cuando está en el aire.

El perro debe ser el encargado de levantar la pieza, zambullirse y sacarla entre los juncos, así como ir a buscarla cuando esté abatida. Por ello no debe temer al agua ni a los cortes de las plantas.