Caza y Control - Blog > Caza acuática > Técnicas de caza de aves acuáticas

Técnicas de caza de aves acuáticas

La caza en mano en pantano o en los bordes de un río es el método más sencillo para tener un contacto con la caza de aves acuáticas, requiriéndose un perro adaptado que soporte el frío y la humedad, y un método específico, primando siempre la prudencia.

Es un medio difícil, donde puede haber trampas que hagan desparecer al cazador. El equipo también debe ser el adecuado ya que tanto la vestimenta como el calzado deben resistir el medio donde se practica, además de ser lo más ligeros posible.

La caza en rececho a pie, en el litoral o estuarios es un placer para muchos cazadores, estando prohibido en muchos países el uso de barcas.

La caza en espera en escondites es otro sistema, aunque actualmente solo existe un número limitado de escondites en activo. Si se caza desde una cabaña, se debe procurar atraer la caza a las troneras.

La caza al paso o en espera, consiste en esperar el paso de las aves migratorias, disparando a aquellas que se ponen a tiro. Tanto escondiéndose en cabañas, como bajo una simple tela, permite un buen camuflaje. Algunos escondites permiten incluso que el cazador esté varias horas dentro del agua, a la espera de que se posen los pájaros en la cercanía de la charca.

Si se usa un escondite móvil, se puede colocar en el paso de las aves, aprovechando para dispararlas cuando se posen. Un buen cazador de aves acuáticas es capaz de analizar los lugares para prever los pasos, encontrando rastros en el suelo que delaten la presencia nocturna de las aves.

Los dispositivos que no encierran al cazador, le permiten usar primero el oído y después la vista, siendo casi siempre el ruido de las alas lo que delata la llegada del pájaro.

Es importante estar bien situado de cara al sol poniente para que las siluetas de las aves destaquen sobre el cielo.

Para incitar el acercamiento se usan diferentes tipos de reclamo, como colocar en el agua patos vivos, o formas similares a las de las aves. Como los vuelos se posan al caer la noche, está caza se practica a esas horas.

Las distancias

Durante la noche la oscuridad falsea la medición de las distancias, aparentando estar más cerca la caza, lo que conlleva fallar unos cuantos disparos. Para evitarlo, se pueden colocar puntos de referencia. Se estima que a partir de los 30-40 metros de distancia es inútil disparar, por lo que se pueden colocar postes de color claro, formando un arco, a unos 40 metros de la tronera.

El arma

Aunque se puede cazar el pato con cualquier tipo de escopeta, exietiendo una, la canardouze especialmente fabricada para ello. De calibre 12, posee 2 cañones perfectamente paralelos, con un dispositivo que permite disparar los 2 tiros a la vez. Aunque es pesada, presenta la ventaja de disparar un haz de plomo de más de 70 gramos repartido sobre 5 metros.

El visor nocturno, aunque a veces está prohibido, tiene la misión de permitir una mejor identificación del animal.

Traer la pieza

Una vez efectuados los disparos, el perro es esencial para las técnicas de búsqueda, siendo lo ideal un perro de muestra que no tema al agua, además de un excelente cobrador. Epagneul, setter o breton son muy usados, igual que el ladrador, que es un nadador nato.