Caza y Control - Blog > Caza mayor > La caza del corzo

La caza del corzo

Prácticamente desaparecido en el siglo pasado, el corzo es abúndante hoy en día en algunas zonas gracias al plan de caza.

Es el más pequeño de los cérvidos europeos. Su caza puede ser colectiva en el marco de una batida con o sin perros de rastro, o individual en espera o al rececho. Elegir el método depende del lugar y de las posibilidades del cazador.

Al corzo le gusta el sotobosque con pequeños claros, con matorrales y zarzas o praderas interiores.

La caza del corzo mediante batida

Tanto la batida ruidosa como silenciosa tienen seguidores, siendo la diferencia el ruido realizado por los ojeadores. En el primer caso la intención es levantar la presa para que huya hacia los cazadores, y en el segundo molestarla lo suficiente para que se mueva.

Caza del corzo

En la batida ruidosa, las rehalas de perros, indican con sus ladridos la presencia de los cérvidos, poniendo alerta al cazador estacionado en el puesto.

El rececho del corzo

El rececho consiste en acercarse al animal silenciosamente, a veces después de una larga y difícil persecución. Se necesita un perfecto conocimiento del medio y de las costumbres del animal, así como una gran tenacidad, paciencia y dominio del cazador.

La progresión debe ser lenta, contra el viento o en oblicuo, describiendo grandes bucles, evitando pasar por en medio de los claros, para que la presa no se dé cuenta.

trofeo de corzo

Trofeo de corzo

Basada en la capacidad de pasar lo más desapercibido posible, a veces para atraer al animal se utilizan reclamos que imitan a una hembra en celo.

La espera del corzo

Al contrario que las anteriores técnicas que implican movimiento, la caza del corzo en espera, consiste como su nombre indica en esperar la salida natural del animal, disimulando la presencia del cazador lo máximo posible. El lugar se elegirá según los vientos, la visibilidad y los caminos de huida o de paso conocidos por el cazador.

El número de ejemplares a abatir en coto vendrá definido por la población existentes de corzos y por el cupo establecido por la administración.