Caza y Control - Blog > Caza mayor > La caza del muflón

La caza del muflón

El muflón presente en España es procedente de Córcega y Cerdeña. Destaca por su espectacular cuerna. Es un animal al que el calor no le gusta, buscando refugio en lo más espeso y fresco del monte.

Esta especie cinegética tiene grandes adeptos y detractores en España, ya que se cree que tiene incompatibilidad con el corzo, al cual desplaza.

Hay fincas en las que la repoblación y caza del muflón se ha realizado de una forma correcta, con un adecuado control de las poblaciones tanto en número como en calidad de los ejemplares, consiguiéndose ejemplares de gran calidad.

Dos modalidades: la montería y el rececho

La caza en montería como el resto de las especies que se cazan en esta modalidad, se realiza con la ayuda de perros que empujan a las piezas hacia los puestos.

Caza del muflon

Los muflones son animales muy gregarios y cuando sienten las primeras ladras se juntan en grandes rebaños (también llamados pelotas) recorren la mancha de lado a lado, resultando difícil poder seleccionar un ejemplar con buen trofeo para abatirlo.

Si lo que se busca es un  muflón con un buen trofeo, la forma más fácil de conseguirlo es con la modalidad de rececho.

Esta es la modalidad de caza mejor adaptada a esta especie. El muflón es desconfiado y, está dotado de una gran agudeza visual. Vive en manadas, soliendo utilizar los pedriscos como observatorio.

En la búsqueda de las manadas debe tenerse en cuenta las condiciones climáticas del momento. Es aconsejable realizar el acercamiento en lo alto de la cima, con buen viento y con el sol a la espalda.

En el rececho al muflón sólo interviene el cazador y el guarda o guía. La condición física del cazador y la estrategia, la vista y la puntería es lo que decidirá si se tiene éxito o no.

El oído y el olfato de esta especie son muy buenos siendo capaces de localizarnos a grandes distancias, por lo que realizar las entradas con el aire a favor será imprescindible y siempre tapado por la vegetación. Una vez localizados, la entrada la deberemos realizar pausadamente.

La caza se autoriza desde octubre hasta finales del invierno e incluso primavera.