Caza y Control - Blog > Caza menor > Caza de torcaces

Caza de torcaces

Los diferentes tipos de paloma no siempre son fáciles de identificar, siendo un animal poco conocido para los cazadores que no diferencian la torcaz de una tórtola, de un palomo…

Las palomas torcaces son grandes migratorias, llegando en otoño hasta España, cruzando los Pirineos por los pasos más bajos, desde zonas más frías de Europa y pasando algunas hasta África, retornando escalonadamente en primavera. El hombre ha notado estos movimientos y antes se cazaba en puestos, en las zonas que se sabía que atravesaban. Hoy en día, este tipo de caza, por ser altamente mortífera está prohibida en muchas regiones.

Antes de disponerse a cazar la torcaz, hay que determinar el terreno y conocer sus costumbres como dónde beben, comen y que querencias de paso tienen, etc.

Al paso

En la modalidad de caza al paso, el cazador construye un puesto; ocultos, perfectamente cubiertos y camuflados para no ser descubiertos por estas aves en aquellas zonas y lugares en los que tienen su paso natural y querencioso, ya por razones viajeras o porque accedan a los comederos, bebederos y dormideros.

La elección del lugar para la colocación del puesto requiere previamente horas de observación para luego ubicar el puesto allí donde el paso de las aves sea óptimo para este tipo de caza menor. El puesto debe ser lo más natural posible, circular y bien camuflado para evitar ser descubiertos y lograr que entren confiadas al campo de tiro.

Los puestos naturales deben construirse con antelación, dejando tiempo suficiente para que los pájaros se acostumbren a verlos y no extrañar su presencia, debiendo emplear la vegetación del entorno, sin causar daño.

Para esta modalidad existe el inconveniente del cambio de trayectorias o caminos que toman estas aves de forma inesperada influenciadas principalmente por condiciones meteorológicas como puede ser fuertes vientos, lluvias o temperaturas extremas, etc. Es da lugar a que en una misma zona o puesto se consigan un día abundantes perchas y el siguiente no tirar.

En los bebederos

Prefieren bebederos tapados, o por lo menos rodeados de arbolada donde se paran, observan y se lanzan a beber siempre recelosas de todo lo que hay a su alrededor. Hay que camuflarse muy bien en la vegetación.

En estos puestos las torcaces entran a beber a partir de las diez de la mañana hasta el mediodía.

En los comederos

Son los lugares donde las torcaces acuden a comer, como puede ser rastrojeras, pipas, olivares, almendros, encinas, etc. Cuando las palomas entran a comer al suelo o a las tortas de girasol, el puesto lo situaremos a pie de rastrojo o en las inmediaciones del campo de girasol.

Caza de torcaces con cimbel

Con cimbel

Este método consiste en situar una o varias palomas de casa en un árbol o en el suelo, en las proximidades de nuestro puesto. Estas palomas estarán sujetas con unas cuerdas a unas anillas que giran.

Mediante esta cuerda tirando de ella haremos que las palomas se muevan llamando la atención y atrayendo a las torcaces silvestres. Cuando estas se acercan lo suficiente se realiza el tiro desde el puesto. Al igual que en la modalidad de al paso el puesto será con las mismas condiciones. Dentro del puesto hay que evitar movimientos bruscos y asomadas tempranas ya que provocaremos la huida de las torcaces.

Se practica en bosques donde se preparan claros rectangulares donde se colocan las trampas. A nivel del suelo se coloca un puesto oculto por una cabaña o ramas, otros se sitúan sobre plataformas o árboles, en puestos elevados.

Con un ingenioso sistema de poleas y cuerdas se montan unas paletas oscilantes o cimbeles, sobre los que se atan los reclamos, cegados a veces por un casco.

Los cazadores mueven desde el puesto las cuerdas, moviéndose los cimbeles, aleteando las aves y llamando la atención sobre aquellas que pasan cerca. Es en ese momento cuando las palomas salvajes se acercan cuando se les dispara o se cierra la red, soltada desde arriba.

Se requiere una gran pericia para montar correctamente los cimbeles, ya que hay que determinar que árbol es el adecuado, y en que ramas colocarlos para que llamen correctamente la atención. El número es un factor importante, colocándose uno en la cima del arbol y otros 2 por debajo. El de arriba a veces suele estar fijo.

Mientras una persona coloca los cimbeles, el resto de los cazadores suele estar montando un puesto mediante mallas y telas de camuflaje en un árbol cercano, para mimetizarse con el ambiente y no alertar a las palomas.