Caza y Control - Blog > Caza menor > La caza con perro de muestra

La caza con perro de muestra

Muchos perros muestran casi por instinto, pero eso no quiere decir que todos sean bueno. Un buen perro de muestra tiene que saber ir con correa, e ir al lado del amo, en el lado correcto. No tiene que temer los disparos, ser ágil y responder rápidamente a los gestos o ruidos.

También debe saber traer las piezas al cazador sin tener la boca dura (no olvidar que es en ese momento cuando establece la relación entre su propio trabajo y el éxito del amo), tanto que hayan caído en tierra firme como en agua.

Por encima de todo, deben reconocer un rastro y saber seguirlo, poniéndose de muestra, inmovilizándose totalmente, y en una actitud característica cuando se haya acercado lo suficiente para bloquear la presa en el suelo.

Se distinguen 2 grandes grupos, los perros de muestra británicos y los continentales. En el primer grupo encontramos el setter, el pointer, los coker, los springer, el labrador… Las razas de perros continentales son el epagneul, braco y algunos perros obtenidos de cruces como el pudel-pointer.

Dependiendo del tipo de caza, se elegirá una raza u otra, siendo algunas más indicadas que otras, aunque siempre el adiestramiento y las características únicas de cada perro tendrán mucho que ver en el éxito de la cacería. Se debe establecer un lazo de subordinación basado en la autoridad y la piscología, que hará que el perro obedezca al cazador.

El perro de muestra tiene que sentirse guiado, pero también vigilado para lograr que cace correctamente. El comportamiento del perro muchas veces es una señal de interrogación, esperando una respuesta directa del amo. También debe saber que se reconocen los resultados de su actuación, sabiendo ver el cazador esas cualidades a veces extraordinarias del animal y recompensándole por ello.