Caza y Control - Blog > Caza menor > La perdiz > La perdiz alpina o perdiz nival

La perdiz alpina o perdiz nival

La perdiz alpina vive en las cimas de las altas montañas en un reino de piedra compartido con las cabras y los rebecos y suele salir volando en el último momento, casi a los pies de cazador, posándose a veces, unos metros cerca, lo que facilita el disparo. Pero esto suele ser lo único sencillo, ya que su rececho por su ubicación, requiere una gran forma física y conocimiento del terreno.

Los perros, que deben ser de muestra, deben ser entrenados previamente para que aguanten el frío y la altitud. El cazador debe ir bien equipado, ya que en montaña la atmosfera pierde 1ºC cada 100 metros cuando el tiempo es suave, además muchas veces se baja al atardecer o se duerme en refugio.

Es importante que la persecución de la perdiz, no se convierta en una obsesión, sobre todo en cazadores noveles, ya que hay que medir en todo momento las fuerzas, imponiéndose siempre la razón ante la caza.

La perdiz nival cambia rápidamente de entorno, buscando alimento, ya que en las altas cimas, los vegetales escasean, por lo que no hay que contar con su localización regular, siendo los aliados del cazador en muchas ocasiones la suerte de encontrarse con el animal o su rastro, y el análisis de los indicios de su presencia. Además el plumaje conjunta con las piedras donde habita, y durante el invierno presenta plumas blancas, camuflándose en la nieve.

El grito del macho, producido en primavera y otoño, puede ser revelador, pero hay que tener en cuenta que se oye hasta a 1 kilómetro de distancia. Otra manera de localizarlos, puede ser por sus excrementos o huellas.

Una vez localizado el animal, el tiro es difícil al no tener puntos de referencia (no hay casi vegetación) y no poder estimar su velocidad de vuelo, pasando muchas veces el tiro de largo. En cambio la perdiz de montaña es curiosa, acercándose para conocer el intruso, en vez de huir, lo que le pierde.

Muchas veces se encuentra este animal cuando se está cazando a un rebeco o a la inversa, Como no se va a matar a una perdiz con una bala, ni a un ungulado con perdigones, muchas veces, para no cargar con 2 armas, se lleva un arma mixta, con un caño liso y otro rayado, un drilling (un cañón rayado y 2 lisos) o un drilling invertido (2 cañones rayados y uno liso).