Caza y Control - Blog > Las armas de caza > El peso y el equilibrio en un arma de caza

El peso y el equilibrio en un arma de caza

El peso y el equilibrio de un arma condicionan su manejo y en parte la precisión del tiro, por lo que cuando llega el momento de comprar un arma, hay que determinar perfectamente ambos parámetros, para encontrar aquella escopeta que mejor se adapte a nuestra morfología y al tipo de caza.

Ambos parámetros están ligados ya que uno influye en el otro. Si el peso está mal repartido, el manejo se dificulta al no estar bien equilibrada el arma, siendo peor la puntería además de aumentar el cansancio del cazador con el uso.

El centro de gravedad del arma es vital. Si está delante los tiros tenderán a ser bajos, si está atrás irán hacia el cielo.

El peso

En la armería, el cazador debe comprobar que el arma se adapta a su cuerpo, tanto desde el punto de vista de la longitud y el peso, como del calibre. Si se es de escasa constitución no se puede llevar un arma de calibre grueso, ya que sufrirá daños en la cara o el hombro.

Es importante comprobar que las capacidades físicas de la persona pueden con el volumen del arma, y la presión que está ejercerá sobre el cuerpo en el momento del tiro, por lo que el peso debe ser proporcional a la talla del cazador.

Este peso además deberá estar bien repartido en función del calibre, la potencia de los cartuchos y el largo del cañón. Una escopeta de 12/65 (calibre 12 y 65 cm de largura de cañón) destinada a la caza menor con cartuchos de poca carga, no debería ser muy pesada, soliendo pesar unos 2.7kg. Si pesa mucho más aumentará el cansancio al llevarla. Un 12/70 o 12/76 en condiciones similares pesará entre 3 y 3.5 kg.

Claro está que el peso depende de la caza a la que va destinada la escopeta, ya que las necesidades no son iguales. En el caso de ir a cazar jabalíes en batida se necesita un arma pesada y confortable en el tiro, mientras que si se va a cazar una becada, los adecuado es una escopeta 12/66 o 12/71, ligera, corta y manejable.

Existen escopetas con pletinas de duralaminio que no pesan más de 2.6 kilogramos, aunque se debe tener en cuenta que al pesar menos, el retroceso es mayor. A igual calibre, la potencia del retroceso es inversamente proporcional al peso. Es decir, a calibre 12, por ejemplo, más peso, menos potencia de retroceso.

El equilibrio

Una vez determinado cual es el peso idóneo del arma se tiene que comprobar que su equilibrio sea el adecuado.

El arma se tiene que mantener en equilibrio sobre su eje de apertura, siendo indispensable cogerla con ambas manos delante y detrás de la báscula, y observar que el arma se mantenga sin esfuerzo en posición horizontal.

2 modelos de igual peso, se manejará mejor y será más rápido el que este mas equilibrado.