Caza y Control - Blog > Las armas de caza > El rifle > El calibre de las armas de cañones rayados

El calibre de las armas de cañones rayados

Existen unos 200 calibres distintos de rifles, de los cuales unos 20 pueden considerarse corrientes, aunque dependiendo del país se denominan de maneras distintas, los anglosajones normalmente los definen en centésimas o milésimas de pulgadas, asociando esa medida a la marca del rifle, por ejemplo 243 Winchester. En cambio los centroeuropeos lo definen por dos números separados por el signo “x”. El primero es el diámetro de la bala, y el segundo el largo de la vaina, siempre en milímetros. A veces se le añade una letra, por ejemplo la S significa que es un calibre ancho.

La denominación Magnum significa que el cartucho se puede disparar con una carga de pólvora que genera una presión considerable al ser disparada, es decir, es un calibre muy potente, de muy altas presiones.

Aparte de las distintas denominaciones, lo complicado es elegir el calibre que es adecuado para el tipo de caza que se quiera practicar, lo que se selecciona dependiendo de la potencia del proyectil y del tamaño de la pieza de caza.

La velocidad de la bala, su alcance máximo y su energía cinética son los principales elementos de selección, siendo esta ultima de lo más importante ya que determina la potencia del impacto y la eficacia del proyectil.

Los animales de caza mayor, se distinguen en 3 categorías: ligeros como el corzo, de peso medio como el muflón y pesados, como el gamo o el jabalí.

Para reducir al máximo las heridad no mortales, la legislación europea impone una energía cinética mínima para cada categoría medidas a 100 metros, 1000 julios animales de la primera categoría, 2000 julios de la segunda y 2500 de la tercera. Al depender la energía cinética del peso de la bala y de la velocidad residual al cuadrado siempre se muestran ambos factores en las tablas de los armeros.

La munición

Los cartuchos para armas de cañones rayados se componen de 2 partes distintas, la vaina metálica y la bala o la punta, cuya forma es la de una ojiva. El material que se usa normalmente en la vaina es el latón y es ahí donde se guarda la pólvora. Según la forma de la vaina, existen 3 tipos distintos: la vaina con ranura que se usa para armas de repetición, la vaina con reborde que se usa para armas de cañones basculantes, y la vaina con medio reborde.

La punta de la bala puede ser toda de plomo, o llevar solo una parte. Normalmente entre la punta y la pólvora hay un lubricante especial que evite que se caliente demasiado. Existen al menos una treintena de tipos de puntas: bala semiblindada clásica, bala de punta hueca, bala H con punta hueca tapada, bala blindad de punta expansiva…