Caza y Control - Blog > Las armas de caza > Escopetas (Caza menor) > Balística de armas de cañones lisos

Balística de armas de cañones lisos

A la hora de realizar un buen tiro, no es suficiente conocer el manejo del arma, como funciona y cargarla adecuadamente, sino que en una cacería hay que tener en cuenta los datos balísticos que permitan elegir la distancia de tiro adecuada según el animal y sus posición. Sin estos conocimientos, el cazador se sorprenderá al obtener una pieza muy dañada, por mucho que haya cuidado la elección del cartucho.

Velocidad y presión

Al prenderse, la pólvora provoca el movimiento de la masa de perdigones, y en 3 milésimas de segundo, todos los proyectiles habrán salido por la boca del cañón.

Durante un breve instante, dentro del cañón, los perdigones forman una masa compacta, aplastados entre ellos, por la presión del disparo. Y es que por muy resistente que parezca una escopeta, a una temperatura muy elevada, su anima podría perder en cada disparo algunos micrones. Por eso las escopetas yuxtapuestas llevan una banda ventilada. Y aunque esta deformación parece pequeña, con el tiempo los perdigones no tendrían un recorrido homogéneo, no agrupándose sobre el blanco.

El taco limita la presión del disparo sobre los perdigones, siendo por ello su grosor, proporcional a la cantidad y tipo de pólvora, siendo más grueso en un cartucho de pólvora rápida ya que las presiones son más elevadas., debido a los gases de expansión. Con la pólvora rápida los gases son más densos, porque la combustión es instantánea.

Es normal que la carga de perdigones pierda velocidad a medida que recorre el cañón, siendo la pérdida más brusca con la pólvora rápida. La pólvora progresiva permite una mejor distribución de la energía: la velocidad inicial de los proyectiles es menos importante, pero su velocidad media es más grande y constante, alcanzado más distancia.

La velocidad media de los perdigones es la del centro del haz, calculándose por lo general a unos 10 metros de la boca del cañón, en función del tiempo que le cuesta al haz recorrer los 20 metros que le separan desde la boca al blanco.

La dispersión y al agrupamiento

Desde el momento que los perdigones salen de la boca del cañón, éstos se dispersan, adoptando una forma ovoide cuyo diámetro aumenta a medida que crece la distancia.

La densidad del haz es inversamente proporcional a su recorrido.

La forma ovoide se debe a un efecto doble de la dispersión frontal y longitudinal. La dispersión frontal, determina el agrupamiento, el conjunto de impactos en un blanco de 75 cm de diámetro situado frente a l tirador a una distancia de 36 metros.

Para determinar la calidad del agrupamiento se compara el número de perdigones del cartucho con el que hay en el blanco. A mayor calidad de impactos, mas agrupamiento. Para medir la calidad hay que tener en cuenta el tamaño de los perdigones, la calidad del cartucho, así como el tipo de cañón usado.

Cuanto más cerrado es el cañón, mejor es el agrupamiento, ya que el estrangulamiento concentra el haz y permite mayores distancias de alcance.

Para estrangular la escopeta existen los chokes móviles que se enroscan en la boca del cañón.

Escopeta de calibre 16 de recamara y un cartucho del 6 con 32 gramos de perdigones y 2.1 gramos de pólvora T y un cañón de 70 centímetros.

  • Cañón cilíndrico: 25 a 35%
  • Cañón cilíndrico mejorado skeet (estrangulado en 0.1mm): 35 a 45%
  • Cuarto de choke (estrangulado entre 0.2 y 0.3 mm): 40 a 50%
  • Medio choke (estrangulado entre 0.4 y 0.6 mm): 50 a 60%
  • Tres cuartos de choke (estrangulado entre 0.7 y 0.8 mm): 55 a 65%
  • Un full choke (estrangulado entre 0.8 y 1 mm): 65 a 75%