Caza y Control - Blog > Las armas de caza > Escopetas (Caza menor) > Municiones para armas de cañones lisos

Municiones para armas de cañones lisos

Un buen cazador debe tener varios conocimientos básicos: debe conocer al animal que quiere cazar, conocer su arma y mantenerla en buen estado y ser hábil con el tiro. Pero aparte debe tener conocimientos de balística para poder determinar cuál es el mejor tipo de proyectil y de pólvora, ya que son varios los factores que intervienen en su elección: el tipo de caza, la estructura de los cañones, la estructura de los chokes…

Al obligar a emplear bala para caza mayor (excepto el corzo que se puede cazar con perdigones del 1 o del 2) ha hecho que muchos cazadores se equipen con armas mixtas o rifles como complementos de sus escopetas de cañones lisos. Otros han seguido con las escopetas cargándolas con balas.

Los cartuchos con perdigones

Las escopetas de cañones lisos estás destinadas para el disparo con perdigones. Dependiendo del grueso, varia si numero, es decir, a mayor diámetro, menos cantidad de perdigones tiene el cartucho. Un cartucho del 8 o del 9 contiene un montón de perdigones, destinados a la caza de pequeñas aves, los cuales pueden ser redondos o pequeños fragmentos. Uno del 1 o del 2, contiene pocos, y son para la caza del corzo o del zorro.

El taco separa los perdigones de la pólvora. Antiguamente era de fieltro, de corcho o de madera aglomerada, pero en los cartuchos modernos se emplea el plástico con un pequeño sistema de amortiguación.

El plomo provoca saturnismo en las avez acuáticas que se comen los perdigones que se quedan en el campo, por lo que los fabricantes han intentado substituirlo por metales menos dañinos: acero, mezcla de plomo y cobre… pero a dia de hoy aun no llegan a tener la densidad suficiente para ser siempre mortales. Además la dureza de estos metales, supone más daño a las armas con su uso prolongado.

Las balas

Existen varios modelos de balas para cañones lisos. Antiguamente se usaba una esférica de plomo, pero como deformaba los chokes de los cañones se dejó de usar.

Para evitar estos problemas los fabricantes han ido investigando probando con balas cuyas nervaduras de plomo se aplastan al pasar por los chokes.

Excepto que el cañón este muy estrangulado o cinchado la bala no lo dañará.

Una buena calidad de bala, ayuda a que el tiro tenga una trayectoria estable, fomentando el éxito de la cacería.

Las balas para cañones lisos son diferentes que las de cañones rayados, ya que en estos últimos las estrías hacen girar al proyectil a una velocidad de 3.500 revoluciones/segundo, lo que logra una estabilización giroscópica.

En los cañones lisos, las balas apenas giran, por lo que para lograr estabilizarlas los fabricantes (Remington, H, Brenneke, M.F. y Winchester) colocan la mayor parte del peso en la parte delantera, igual que se hacía hace milenios con las lanzas o flechas. La única excepción es la bala Blondeau, cuya mayor parte del peso se sitúa en la parte trasera, teniendo además forma de diábolo para lograr el equilibrio, gracias a que su forma crea un canal de aire que sirve de guía.