Sabueso español

CLASIFICACIÓN FCI: Grupo 6. Perros tipo sabueso, perros de rastro (exceptuando lebreles) y razas semejantes. Sección 1.2 Perros tipo sabueso de talla mediana.

Origen: España

Historia

Sin lugar a dudas, el sabueso español es una de las razas más antiguas de la Península Ibérica; de hecho se sabe de algunas reseñas del siglo III. Estuvo al borde de la desaparición en el pasado siglo XX.

En la actualidad el Sabueso español es mundialmente reconocido como un magnífico perro de rastro. Durante siglos, se utilizaron sobre todo en la caza del oso y el jabalí en la Caza de Montería. Su uso como perro de sangre fue muy generalizado entre los monteros dedicados al arte de la ballestería. Además desde muy antiguo se ha venido utilizando el sabueso español en la caza a traílla para concertar el encame de osos, jabalíes o lobos.

En el norte de España fue derivando hacia la caza menor, sobre todo a la caza de la liebre “a la vuelta”, aunque también ha seguido siendo utilizado sin interrupción en la caza del jabalí y el corzo.

Carácter

El sabueso es un animal para la caza que suele mostrarse afectuoso y muy social.
Se trata de un perro muy activo, que precisa de un constante movimiento y actividad.
Es capaz de adaptarse a prácticamente cualquier situación y es muy trabajador.
Destaca además la enorme lealtad que muestra hacia su amo, cariñoso y manso, que con piezas de caza mayor demuestra poseer una bravura y valentía poco común.

sabueso español

Utilización para la caza

El sabueso español es, ante todo, un perro de rastro. Su utilización principal es para la caza de la liebre “a vuelta”, en general para la caza de toda clase de animales de pelo: jabalí, liebre, oso, lobo, ciervo, zorro, corzo y rebeco. Es muy eficaz en el rastro de sangre.

En la caza mayor demuestra una gran valentía. El cazador, informado por la voz (latir o llatir) del perro y sus modulaciones, conocerá el desarrollo de la caza del rastro y sus incidencias tales como rastro viejo o reciente, doble rastro, “latir de parada o llamar a muerto”.

Características físicas

Es un perro de talla media, eumétrico y longilíneo. De esqueleto compacto y fuertes miembros. Pecho desarrollado, ancho y profundo. Cabeza proporcionada con el resto del cuerpo y larga. Cráneo de anchura media alargado y muy uniforme. Hocico de perfil recto.

  • Orejas: largas grandes y caídas.
  • Trufa: grande, húmeda su color oscila desde un marrón claro a un negro intenso.
  • Ojos: de tamaño mediano, almendrados, de color avellana oscuros y de mirada triste.
  • Extremidades: musculadas, potentes, bien aplomadas, rectas y paralelas.
  • Cola: de nacimiento grueso e inserción media.
  • Piel: muy elástica, gruesa y de color rosada.
  • Pelo: tupido, corto, fino y pegado.
  • Color: de la capa blanco y naranja, con predominio de uno o otro color y distribuido en manchas irregulares bien definidas y sin moteado.
  • Tamaño: en machos de 52 a 57 cm. y hembras de 48 a 53 cm.